A tres meses de vivir en Punta Arenas

A tres meses de vivir en Punta Arenas

30 junio, 2018 14 Por mariapastora
  • Si un magallánico dice que hace frío, hay que asustarse.
  • Ya me resigné a que mi parka dejará plumas en mis chalecos, nada que hacer 😪
  • La “caminada sexy” con taco aguja 👠 por la calle 🛣 está fuera de los registros por estos lares en el invierno: La escarcha es traicionera y te hace patinar… ostento tres moretones por esa causa, así es que no hay más que andar con zapatos ojalá de goma, con las rodillas flectadas y con mucho cuidado. Hay unos adminículos que se ponen sobre los zapatos y que tienen unos clavos para caminar, creo que me hacen falta. Lo otro que hacen es echarse en la suela un “spray” antideslizante que se le aplica a las ruedas del auto para no resbalar y que se llama “cadena líquida”.
  • El trasbordador es un tema: cada mañana en las noticias, así como se da el informe del tiempo, se informa si la embarcación sale en horario normal a Porvenir y otros lugares.
  • Acá los hombres se saludan con un “hola esteeee” y, hasta donde sé, las mujeres no lo usan, o al menos no es muy común.
  • Otro asunto que es tema son las lagunas que se congelan en el invierno: según escuché se endurecen solo si están limpias y hay años en los que no sucede. El llamado de las autoridades es a no caminar sobre ellas hasta que se asegure que están totalmente sólidas para, por ejemplo, patinar. ¿Cómo lo comprueban? Un camión del Ejército pasa por encima y si no se triza hay carta blanca 😮
  • Para la temporada invierno se cambian las señales de tránsito (no la “señalética”, ¡usted no lo diga! jeje). Se da preferencia a las calles de bajada, para que no tengan que frenar porque puedes pasar de largo con el hielo.
  • También comenzó la temporada de “neumáticos con clavos”. Yo pensé que eran de goma, pero de verdad tienen piezas pequeñas de metal y, cuando se instalan en el auto se siente el “agarre”. En todo caso, eso no te exime de patinar de repente.
  • Ya viví mis primeras nevazones y ha sido maravilloso. Me estoy acostumbrando a convivir con la nieve y el frío.
  • Considero como “superada” la prueba de manejar con nieve. Igual uno nunca está exento de accidentes y a veces por evitar una pendiente que puede ser peligrosa hay que darse unas vueltas largas por otras rutas. Ya he patinado un par de veces en el auto 😅 En las subidas hay que “aserruchar” o te quedas en la mitad de la pendiente 😮
  • Cuando hay viento los cables del tendido eléctrico suenan como cuando uno ondea una cuerda (no sé cómo explicarlo jaja 🤷🏻‍♀️).
  • Por ordenanza municipal hay que despejar de nieve el frontis de nuestras casas. La municipalidad, por su parte, despeja las calles principales y les pasa echando sal desde las 4 de la mañana para que los autos circulen más fácilmente. Una de las pautas de prensa obligadas de cada invierno es el presupuesto de sal para la temporada. La sal gruesa también se vende en los negocios para que uno la use en su en su vereda.
  • Ya crucé el Estrecho de Magallanes, fui a Porvenir y esa ciudad es de una tranquilidad increíble. Muy lindo (la foto es del Trasbordador Pathagon, en el que fuimos).
  • Cuando uno va a comer algo le dicen “mándele no mah” (mi compañera de trabajo, Paula, siempre lo dice je).
  • Cada día amo más a mi Francisco.
  • Extraño muchísimo a mi gente.